EDUCACIÓN IGUALITARIA

¿CÓMO PODEMOS PROMOVER UNA EDUCACIÓN IGUALITARIA PARA NUESTROS HIJOS E HIJAS?

Por: Elizabeth Salguero Carrillo

Recordemos que los estereotipos de género se instalan a través de diversos mecanismos sociales y se expresan de múltiples formas. Por ejemplo, a través de los chistes, la música popular, los cuentos de hadas y los libros de texto que se usan en el colegio. Estas expresiones promueven reglas implícitas y ocultas sobre cómo deberían ser y comportarse las mujeres y los hombres, expresa Mary Guinn Delaney, asesora de la Unesco. Por otro lado, una educación sexista es aquella en la que existe una clara y rígida división entre lo que se espera de los hombres y de las mujeres de acuerdo a las generalizaciones o estereotipos presentes en una sociedad o cultura determinada. Es decir, una educación basada en los estereotipos de género.
Los estereotipos de género se inculcan de manera inconsciente desde el nacimiento. Son ideas preconcebidas, heredadas de un modelo social anticuado, que determinan la vida de los niños y niñas en función de su sexo. Son creencias que dictan los roles que los hombres y mujeres tienen que desempeñar en la sociedad a la que pertenecen. Un problema que puede empezar desde que nacen, mediante el arquetípico niños de azul y niñas de rosa. Entre algunos de los estereotipos más comunes asignados a cada uno de los géneros masculinos y femeninos encontramos:
Masculinos: Racionalidad, fortaleza, objetividad, ser dominante, tener valentía, aptitudes intelectuales y para las ciencias exactas, independencia y tendencia al riesgo y a la aventura.
Femeninos: Emocional, debilidad, intuición, ser dócil, actitudes para letras y manualidades, la sumisión, dependencia y tendencia a la pasividad.
Ante esta educación limitante, rescatamos as recomendaciones de Lina Gálvez de la página AulaPlaneta para educar a los hijos e hijas en la igualdad y se eviten conductas sexistas.

CINCO CLAVES PARA LUCHAR CONTRA EL SEXISMO EN CASA

1.- Trata a tus hijos e hijas como personas con sus cualidades y sus preferencias, sean hombres o mujeres; huye de los prejuicios y evita el lenguaje sexista. Lo que afecta tanto a niños, como a niñas es el machismo que establece líneas de conducta y patrones de normatividad para cada sexo que tratan de hacerse pasar por naturales pero no lo son. El sexo es lo biológico y el género es cultural por lo tanto se puede cambiar y no es natural.

2.- Fomentar la igualdad y el respeto. En el ámbito familiar se trata sobre todo de cuidar los propios actos, porque los niños y niñas aprenden por observación. No sirve de nada que digamos a nuestras hijas que las mujeres podemos hacer lo mismo que los hombres si luego no dejamos que nuestros maridos hagan la comida, ejemplifica Gálvez. “Los niños y las niñas deben aprender de sus padres y madres que las relaciones de pareja deben basarse en la igualdad y el respeto, y dar ejemplo es la mejor manera de aprenderlo”. Es importante que promovamos prácticas igualitarias en casa, en el reparto de tareas y en los roles de hombres y mujeres, niños y niñas.

3.- Cuidar la elección de juegos y audiovisuales. Existen dibujos animados que se dirigen a las niñas y otros que lo hacen exclusivamente a los niños. Ahora, las niñas solo ven las películas de princesas, incluidos los clásicos de Disney, siempre vinculadas a un príncipe azul. Mientras que los niños odian
esos temas y para ellos están pensados los productos de súper héroes y piratas que además normalmente no tienen pareja.

4.- Educando sobre la sexualidad y las relaciones responsables. La iniciación sexual de los chicos en muchos casos no es ni en la escuela, ni en la familia sino a través de la pornografía encontrada en el Internet. Así se refuerzan las relaciones violentas en los noviazgos adolescentes mediante la cultura de algunos videojuegos.

5.- Cuidar el uso de Internet y las redes sociales. Las tecnologías se enmarcan en la sociedad en la que se desarrollan y usan por lo tanto, pueden contribuir también a la igualdad o la desigualdad. Es por ello que Fundacion Viva apuesta por el Uso Responsable de la Tecnología, mediante su portal desbloquéate.org que está orientado a luchar contra la ciberviolencia y promover la igualdad. Es fundamental que la educación que reciben los niños y niñas en la escuela y en la familia, fomente los valores de igualdad y respeto y combata los estereotipos sexistas.

By |2019-05-13T03:03:45+00:00mayo 13th, 2019|Mundo Cool, Salud del alma y medio ambiente|0 Comments